Tres nuevas rutas Teresianas para ganar el Jubileo

La Diócesis de Ávila, en colaboración con la Diputación abulense, han anunciado la puesta en marcha de nuevas rutas teresianas de peregrinación que transcurrirán por toda la provincia castellana en el marco de la celebración del primer Año Jubilar Teresiano, que se celebrará a partir de octubre de este 2017. Además de la ya existente entre Alba de Tormes y Ávila, se abren ahora tres nuevos caminos que atraviesan diferentes localidades que están relacionadas con la vida de Santa Teresa de Jesús.

El objetivo principal de estas nuevas sendas de peregrinación es que, quienes realicen su recorrido puedan lucrar la indulgencia plenaria. Y es que, recordamos, en el decreto de concesión del Año Jubilar Teresiano se señala que se podrá conseguir dicho Jubileo “cualquier día del año, siempre que se peregrine al menos 100 km a pie o a caballo, o 200 km en bicicleta, hasta cualquiera de los templos jubilares de la ciudad de Ávila”. El recorrido siempre se realizará en diferentes etapas, hasta completar los kilómetros previstos.

Pero además de poder conseguir el Jubileo, los peregrinos podrán disfrutar de un destacado patrimonio cultural y un innegable valor paisajístico por los cuatro puntos cardinales de la provincia de Ávila.

El Delegado diocesano para el Año Teresiano, Jorge Zazo, ha agradecido la implicación de la Diputación Provincial en esta iniciativa, al tiempo que ha recordado la importancia que dichas peregrinaciones tienen de cara a un “enriquecimiento espiritual” como fruto vivo del próximo Jubileo. “No nos olvidemos que un cristiano no es tal si no se pone en camino, es decir, sale de su acomodo y se pone en marcha hacia el Señor. Además, esta metáfora del camino es muy importante para la propia Santa Teresa, hasta el punto de titular así una de sus obras más conocidas (“Camino de perfección”), señalaba Zazo.

Desde la Diócesis ya se han iniciado los contactos con los párrocos de las localidades por donde transcurrirán las rutas, puesto que “se espera que sean las parroquias quienes hagan una acogida de los peregrinos que lleguen hasta ellas, haciéndoles partícipes de la espiritualidad de Santa Teresa”.

Aunque se espera que las peregrinaciones comiencen con mayor afluencia a partir del mes de abril de 2018, por la climatología de la provincia, tanto los ayuntamientos implicados como la Diputación y la Diócesis comenzarán en breve a trabajar en el marcaje y limpieza de senderos y espacios por los que discurrirán las rutas.

PRIMER RECORRIDO: LA CURACIÓN DE BECEDAS

El primero de los itinerarios propuestos recorre 120 kilómetros, y atraviesa una docena de municipios. Recordamos que en Becedas pasó Santa Teresa una larga temporada, recuperándose de una extraña enfermedad, y es donde en cierta manera su vida experimenta un cambio espiritual significativo. Esta ruta transcurre además por las localidades de El Barco de Ávila, Piedrahíta, Mesegar de Corneja, Bonilla de la Sierra, Villanueva del Campillo, Vadillo de la Sierra, San Juan del Olmo, Ortigosa, Manjabálago, Muñico, Chamartín y Martiherrero. Entre ellos, se encuentran tres municipios que cuentan con la declaración de conjunto histórico o están en vías de obtenerla (como El Barco, Piedrahíta y Bonilla). Y destaca asimismo el conjunto arqueológico de La Mesa de Miranda, en Chamartín. 

SEGUNDO RECORRIDO: LA RUTA DEL CONFESOR

La segunda ruta une Arenas de San Pedro y Ávila, tiene un recorrido de unos 118 kilómetros. Podría considerarse como “la ruta del confesor”, y es que no hay que olvidar que en Arenas se encontraba San Pedro de Alcántara, a quien la Santa pedía buen consejo. Esta ruta transcurre por El Arenal, Cuevas del Valle, San Martín del Pimpollar, Hoyos de Miguel Muñoz, Navalsáuz, Mengamuñoz, Muñogalindo, Padiernos y El Fresno. Una bella ruta con imponente patrimonio religioso, como el convento franciscano de San Pedro de Alcántara. Pero también con una belleza natural e histórica singular, al subir el Puerto del Pico y el “barranco de las Cinco Villas”, encontrándonos además con una cuidada e imponente calzada romana, o las piedras pintadas de Ibarrola, en Muñogalindo.

 TERCER RECORRIDO: EL PASO DESDE TOLEDO

La tercera ruta recorre municipios del Alto Tiétar y la comarca de Alberche-Pinares. Simboliza los viajes de Santa Teresa hasta Toledo, donde tuvo una importante tarea epistolar, en el marco de la reforma del Carmelo que había emprendido previamente. Este itinerario comprende 100 kilómetros desde Sotillo de La Adrada, pasando por Casillas, El Tiemblo, Cebreros, San Bartolomé de Pinares, Herradón de Pinares y Tornadizos, hasta llegar también a Ávila. Dicha ruta (que enlaza con el Camino de Santiago de Levante o del Sureste) transcurre por enclaves naturales de gran valor, como el Valle de Iruelas, los puertos de Casillas o El Boquerón. Sin olvidar otros atractivos del patrimonio abulense, como los Toros de Guisando, o el Museo de Adolfo Suárez y la Transición (Cebreros).

CUARTO RECORRIDO: DEL SEPULCRO A LA CUNA

Esta cuarta ruta ya lleva en funcionamiento desde la celebración del V Centenario (2015), y en estos momentos se encuentra perfectamente señalizada. Comienza en Alba de Tormes (Salamanca), donde se encuentra el sepulcro de Santa Teresa. Transcurre por la zona conocida como la Moraña abulense, pasando por lugares tan emblemáticos como Fontiveros (cuna de San Juan de la Cruz). Y termina como todas en Ávila capital, donde nació la Doctora de la Iglesia. Desde su puesta en marcha han sido miles de personas quienes han realizado esta ruta en uno u otro sentido, y ahora se incorpora a la propuesta del Año Teresiano para poder ganar el Jubileo. Tienes toda la información sobre la ruta y sus distintas etapas en la web de Caminos Teresianos.