Dos nuevos templos jubilares para el Año Teresiano

Con el inicio del Año Jubilar Teresiano, la diócesis de Ávila ha recibido con gran satisfacción la concesión de dos nuevos templos jubilares para poder lucrar la Indulgencia Plenaria. Se trata de la iglesia de San Juan (Ávila), y el convento de la Madre de Dios (Fontiveros).

La iglesia de San Juan es el templo donde Santa Teresa recibió las aguas del bautismo el 4 de abril de 1515, curiosamente el día en el que se inauguraba el monasterio de La Encarnación, donde la Santa entraría a vivir como religiosa años después y pasaría allí la mayor parte de su vida. En su interior se conserva la pila gótica del siglo XV en la que fue bautizada Santa Teresa. Es, por tanto, un lugar teresiano altamente importante, pues significa la entrada de Teresa en la vida cristiana.

El Convento de la Madre de Dios se ubica en Fontiveros, tierra natal de San Juan de la Cruz, uno de los pilares fundamentales de la propia Santa Teresa. Se trata de un convento de Madres Carmelitas de la Antigua Observancia (calzadas). Es el primer convento de esta Orden en España. Fontiveros es sin duda un lugar muy especial para la orden carmelita, y en general para la vida contemplativa, por el magnífico patrimonio histórico y religioso que atesora. Esta comunidad carmelita hunde sus raíces en un grupo de mujeres piadosas que posteriormente se unieron a la orden. La propia Santa Teresa se hospedó en el antiguo convento cuando estaba de paso camino de sus fundaciones.